jueves, 12 de febrero de 2015

POEMAS LATINOS DE HOY Y DE SIEMPRE


El latín, lejos de ser una lengua muerta, ha dejado obras universales en la historia de la literatura. No en vano, los poetas latinos-y antes los griegos-han sido los precursores de la literatura europea occidental. Los autores clásicos siguen siendo los pilares de nuestra cultura  y son cada día recreados por poetas y artistas. 



HORACIO, Odas, 1. XI. 

En esta oda dedicada a Leucónoe, nombre probablemente supuesto, nos aparece uno de los temas más característicos de Horacio: el gozar intensamente el presente sin preocuparnos del insondable mañana.


Tu ne quaesieris (scire nefas) quem mihi, quem tibi
finem di dederint, Leuconoe, nec Babylonios
temptaris numeros. Vt melius, quidquid erit, pati!
seu pluris hiemes, seu tribuit Iuppiter ultimam,
quae nunc oppositis debilitat pumicibus mare
Tyrrhenum: sapias, uina liques et spatio breui
spem longam reseces. Dum loquimur, fugerit inuida
aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.

No indagues, Leucónoe, no es lícito saberlo, qué plazo a ti o a mí nos han otorgado los dioses, ni consultes los cálculos babilonios. ¡Cuánto mejor es aceptar cualquier cosa que ocurra! sea que Júpiter te haya reservado muchos inviernos, ya sea éste el último, el que ahora amansa, en los opuestos escollos, al mar Tirreno: sé prudente, filtra el vino; no pongas gran esperanza en el breve espacio de la vida. Mientras hablamos habrá huido, envidioso, el tiempo. Goza el hoy; mínimamente fiable es el mañana.


CATULO, CARMINA.

CARMEN LXXXV

Odi et amo. quare id faciam, fortasse requiris?
nescio, sed fieri sentio et excrucior.

Odio y amo. Quizás preguntas por qué lo hago. 
No sé (pero siento qué es así y me atormento).






CARMEN V

Vivamus, mea Lesbia, atque amemus,
rumoresque senum severiorum
omnes unius aestimemus assis.
Soles occidere et redire possunt:
nobis cum semel occidit brevis lux,
 nox est perpetua una dormienda.
Da mi basia mille, deinde centum,
dein mille altera, dein secunda centum,
deinde usque altera mille, deinde centum.
Dein, cum milia multa fecerimus,
conturbabimus illa, ne sciamus
aut ne quis malus invidere possit,
cum tantum sciat esse bassiorum.





En el siguiente vídeo podemos ver el comentario del poema y la traducción.
 

Y en este otro vídeo, al Coro de Navarra cantando los poemas de Catulo.
 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada